Los ríos peninsulares están condicionados por una gran variedad de factores físicos y humanos. Son los siguientes:

a) El clima desempeña un papel destacado, ya que el agua de los ríos procede de las precipitaciones que determinan el caudal absoluto y el régimen de los ríos. Llamamos caudal absoluto a la cantidad de agua que pasa en un segundo por un punto dado del río y régimen fluvial a las variaciones estacionales de su caudal. Estas variaciones dependen de la distribución de las precipitaciones y de la importancia de la precipitación nival o de nieve. En función de ambos pueden distinguirse:
-Los ríos con régimen nival nacen en alta montaña, donde son frecuentes las nevadas. Sus caudales máximos se dan a finales de primavera o en verano, con el deshielo.
-Los ríos con régimen pluvial, donde el caudal sólo depende de las precipitaciones, por lo que refleja los máximos y mínimos de estas en cada zona climática.
-El régimen mixto puede ser nivo-pluvial o pluvio-nival, según domine un carácter u otro.

b) El relieve y la topografía determinan:
-La cuenca hidrográfica es el territorio cuyas aguas vierten a un río principal y a sus afluentes. Dentro de la cuenca los ríos trazan su propio cauce y crean una red fluvial que se organiza jerárquicamente desde los subafluentes y afluentes hasta llegar al río principal.
-Una vertiente hidrográfica es el conjunto de cuencas cuyas aguas vierten en el mismo mar. En las vertientes atlántica y cantábrica desembocan el 69% de los ríos peninsulares y en la vertiente mediterránea el 31% restante.
-La pendiente y la erosión de los ríos son mayores cuanto más fuerte es la inclinación del terreno.

c) La litología, el tipo de roca y sus características, puede favorecer la escorrentía superficial o facilitar la infiltración del agua.

d) La vegetación actúa como pantalla protectora frente a la radiación y aminora la evaporación.

e) El ser humano consume agua para el abastecimiento y el riego e intenta compensar este gasto mediante la construcción de obras regularizadoras, como presas, trasvases, etc.

SHEILA HERMOSO. 2ºBACH CCSS

  1. Factores de influencia


    El agua es un elemento esencial para todos los ecosistemas naturales y para un gran número de actividades humanas. Hay que conocer la disponibilidad y calidad del agua.


    Las aguas del territorio español están condicionadas por una gran variedad de factores físicos y humanos:

  • El clima. El agua de los ríos, lagos y acuíferos procede de las precipitaciones. Debido a ello, existe un claro contraste entre la “España húmeda”, de precipitaciones suficientes, y la “España seca”, de acusada sequía estival.

  • El relieve y la topografía influyen en la organización de las cuencas hidrográficas, en la capacidad erosiva de los ríos y en la formación de lagos y acuíferos. Hacen que se evapore o no el agua.

  • La litología. El tipo de roca y sus características pueden favorecer la escorrentía superficial (arcillas impermeables) o, por el contrario, facilitar la infiltración de la agua y la formación de acuíferos (calizas).

  • La vegetación influye en la disponibilidad hídrica, ya que actúa como pantalla protectora frente a la radiación y aminora la evaporación.

  • El ser humano consume agua para el abastecimiento y el riego e intenta compensar este gasto mediante la construcción de obras regularizadoras, como presas, trasvases, etc.


AZAHARA QUIJADA CANO 2ºBHCS



1. EL CICLO HIDROGRÁFICO DE ESPAÑA
Este ciclo consiste en el movimiento del agua en un año, aunque este periodo puede variar. Comprende desde que una molécula de agua sale de un río hasta que vuelve a otro tras realizar el ciclo hidrográfico.

1.1 LA IMPORTANCIA DEL AGUAEl agua es importante porque condiciona e influye en las siguientes cuestiones:
  • Forma del paisaje: Este se ve condicionada ya que el agua influye en la vegetación, tanto en la especie como en la cantidad en la que la podemos encontrar. A más humedad y precipitaciones es más abundante, y a menos humedad y precipitaciones es menos abundante.
  • Es un recurso: El agua es fundamental en la vida diaria y cada vez más importante en las actividades económicas, las cuales han evolucionado en los últimos tiempos. De estas actividades, sabemos que alrededor del 80% se destina a la agricultura y el 20% restante a la industria, quien la utiliza mayoritariamente como refrigerante.
  • Disponibilidad y calidad: Tan solo alrededor del 3% del agua de nuestro planeta es agua dulce, y de esta el 80% está contaminada, por lo que solamente un 0.2% consumible. En España llueven 334km3 de precipitaciones anuales, de las cuales 220km3 se evaporan, por lo cual perdemos bastante agua. 20km3 lo conforman las aguas subterráneas, quedando 96km3 como escorrentía superficial. Por lo tanto, disponemos 116km3 de agua disponible si sumamos las aguas subterráneas y superficiales. De esta suma, 55km3 se almacenan en pantanos quedando reservas de 15km3 por si se presenta algún año seco. Hoy en día, la cantidad de agua consumida por habitante al día ha aumentado considerablemente, pasando de 300 litros a 500.


2. LA DIVERSIDAD HÍDRICA DE ESPAÑAEl agua es un elemento muy importante ya que condiciona la forma del paisaje español y la vegetación de este. También tiene una gran importancia ya que es un recurso del que dependemos todos diariamente, al igual que las industrias para su funcionamiento, y por último, porque es un bien muy escaso en nuestro planeta, el cual debemos de proteger para mantener.

2.1. LOS FACTORES INFLUYENTESExisten varios factores que influyen en la diversidad del agua:
  • Físicos: Este factor contiene a su vez:
    • El clima: Este influye en las precipitaciones, las cuales a su vez influyen en la cantidad de agua disponible. España es un país húmedo, mayoritariamente en la zona cantábrica y en las zonas de interior, pero a la vez también es seco, lo cual es notorio en zonas del sureste como Almería y Murcia, y las Islas Canarias, que debido a su posición, son secas por influencia de los vientos alisios.
    • Relieve o topografía: El relieve condiciona las cuencas hidrográficas (superficies terrestres que drenan un río. Estas se separan de otras cuencas por montañas que actúan como divisorias, y son más o menos grandes según esté dispuesto el relieve. Si el río es más grande portará más agua, por el contrario, si este es más pequeño, portará menos). El relieve también condiciona la erosión, ya que en la zona alta de los ríos el agua tiene un mayor poder erosivo, lo que lleva a que arrastre materiales en su curso que acabarán influyendo en los lagos. Por lo tanto, habrá poco agua por escorrentía a no ser que el ser humano intervenga. En el caso de la topografía, esta influye en la disposición de las cuencas y en que llueva más o menos.
    • Litología: Influye en el tipo de roca que favorece o no la infiltración del agua. Si la roca es porosa o permeable, se evita la evaporación del agua y se favorece la formación de acuíferos, como en las Islas Canarias. Pero si la roca es impermeable, como es el caso de las arcillas expansivas y las cuarcitas, se favorece la escorrentía superficial, como en las cuencas y las depresiones de los ríos, pero especialmente en zonas de mucho calor, ya que se mantiene la humedad, pero no se retiene el agua.
    • Vegetación: Influye en la disponibilidad hídrica. Intercepta y retiene el agua evitando la evaporación y protegiéndola de la radiación. Se puede ver que en zonas taladas que anteriormente eran bosques, esta retención que había gracias a las raíces de esta vegetación, desapareció dando lugar al empobrecimiento del suelo.

  • Humanos: Estos están ligados al abastecimiento del agua. Su uso puede ser consuntivo o no, al igual que se puede usar provocando su contaminación o no. Una parte de este agua disponible sí se encuentra contaminada. La única forma de que se depure en su totalidad es a través de la evaporación. Aunque en los ríos al estar en continuo movimiento también se oxigena, no se depura de igual forma. En este apartado encontramos los siguientes factores:
    • Consumo: Para gestionarlo se construyen infraestructuras para reservar el agua, como pantanos, o para su transporte, como los acueductos. Una de las zonas en las que más agua se consume es en las costas, ya que tienen problemas de abastecimiento, al igual que en algunas regiones del sur. En cuanto al interior, la gran parte se destina a la agricultura, como en la zona cantábrica, y a la industria en la catalana. Como ejemplo, podemos ver que la cuenca del Duero es donde más agua nos podemos encontrar, ya que este río es el más caudaloso del país. Con él se abastece principalmente a los sectores agrícolas, aunque también se destina al consumo personal e industrial.
    • Abastecimiento: En las zonas en las que más agua se consume hay que llevar más cantidad de agua a través e infraestructuras o transvases a otros ríos a partir de la creación de proyectos, entre los que destaca el de Ebro, el cual abastece a la zona mediterránea, que es la que normalmente posee más turismo.A pesar de esto, nos podemos encontrar con restricciones, como en Galicia en temporadas de verano, ya que tiene escasez a causa del consumo elevado de una importante masa de población. Otras zonas con problemas de abastecimiento son: Norte de Extremadura, Toledo, Madrid, etc causados principalmente por el regadío.
    • Calidad: El consumo supone un gran cambio en esta. Cuando se usa el agua y se contamina tan solo hay dos opciones: Depurarla o verterla a un río, arroyo, o incluso directamente al mar. Estos vertidos han desaparecido casi en su totalidad tras haber instalado depuradoras en cierto número de poblaciones, pero aún así, estas situaciones se siguen viendo. Es el caso del río Alagón, el cual sigue recibiendo vertidos de algunas de las poblaciones de colonización.



MARÍA GÓMEZ ALCÓN 2ºBHCS

1.Factores condicionantes de los ríos españoles.
El agua es un elemento imprescindible en cualquier ecosistema natural. La hidrología española incluye las aguas superficiales y las aguas subterráneas. Ambas pueden ser corrientes como los ríos y arroyos o estancadas como los lagos y lagunas.. Aunque son variados los factores influyentes los que más influyen en nuestros ríos son:
Factores geográficos
1. El clima es, probablemente, el factor más influyente en el régimen fluvial. Las aguas que transportan los ríos proceden de la escorrentía, por ello existe una relación directa entre el total de precipitaciones que registra un clima y el caudal de sus ríos. La secuencia estacional de las precipitaciones, igualmente, influye en el régimen fluvial, cuyas crecidas y estiajes coinciden con las estaciones húmedas y secas. Dependiendo de la distribución de las pp y de la pp nival o nieve, podemos diferenciar entre:
Los ríos con régimen nival nacen en alta montaña, donde los frecuentes las nevadas. Sus caudales máximos se dan a finales de la primavera o en verano, con el deshielo.
En los ríos con régimen pluvial el caudal solo depende de las pp, por lo que refleja los máximos y mínimos de estas en cada zona climática.
El régimen mixto puede ser nivo-pluvial o pluvio-nival, según domine un carácter u otro.
2. El relieve, además de condicionar el trazado de los cursos de agua, afecta al régimen fluvial de forma diversa. La topografía es responsable de la pendiente de un río y de la velocidad de sus aguas y, consecuentemente, de su fuerza erosiva y de su potencialidad para la producción de energía hidroeléctrica.
3. La litología, es decir, el tipo de roca y sus características, puede favorecer la escorrentía superficial (caso de las arcillas impermeables), o facilitar la infiltración del agua, y la formación de acuíferos subterraneos (caso de las calizas)
4. La vegetación, influye debido a la evotranspiración (a mayor número de plantas mayor capacidad de evotranspirar, por lo que mayores humedades ambientales) pero lo más importante es su capacidad de retener agua, que posteriormente el suelo ira recogiendo (interceptación)
Factores humanos.
1. El consumo: En función de este dispondremos de más o menos cantidad (la agricultura, la industria, consumo urbano…). Para gestionar este consumo se hacen infraestructuras hidraúlicas.
2. El abastecimiento: Dependerá de las obras hidráulicas de cada zona (plantas desalinizadoras, acequias, pantanos…)
3. La calidad: Hay usos consultivos y usos no consultivos del agua. La contaminación nos está dejando cerca del 1% de agua en buena calidad.

Carlos J. Aparicio García 2ºBCSH