LA FORMACIÓN GEOLÓGICA DE ESPAÑA.



El relieve actual de la Península es el resultado de una historia geológica de millones de años en la que se han alternado fases orogénicas (Orogenia herciniana durante el Paleozoico y la alpina durante la era Terciaria) con otras de calmas, durante el mesozoico en que predomina la erosión y la sedimentación.

En la historia de la formación geológica de España se distinguen cuatro etapas o eras.

Durante la era arcaica o Precámbrico. ( 4600-500 millones de años ) Comienza a surgir la Península, emergiendo del mar una banda arqueada de noroeste a sureste, formada por pizarras y neis , que comprendía casi toda la actual Galicia. Surgieron también elevaciones en algunos puntos aislados del Sistema Central y de los Montes de Toledo. Este macizo precámbrico fue arrasado posteriormente por la erosión y cubierto casi en su totalidad por los mares paleozoicos.

Durante la era primaria o Paleozoico ( 550-225 millones de años) periodo del carbonífero. De los mares que cubrían la mayor parte de la Península surge la llamada Orogénesis Herciniana, cordilleras formadas por materiales como granito, pizarra y cuarcita. Al oeste se elevó el Macizo Hespérico, arrasado por la erosión durante la misma era primaria y convertido en zócalo o meseta inclinada hacia el Mediterráneo. Al noreste aparecieron los macizos de Aquitania, Catalana-Balear y del Ebro y al sureste, el Macizo Bético-Rifeño. Todos ellos fueron arrasados por la erosión durante la era primaria y convertidos en Zócalos.

Durante la era secundaria o mesozoico (225- 65 millones de años), se distinguen tres etapas : triásico, jurásico y cretácico dentro del período donde predominaron la erosión y la sedimentación. La inclinación de la meseta hacía el Mediterráneo permitió, en los períodos de trasgresión marina, una profunda penetración del mar, que depositó en su borde oriental una cobertura no muy potente de materiales sedimentarios plásticos ( caliza, arenisca, marga). También se depositaron enormes espesores de sedimentos en fosas marinas situadas en las actuales zonas pirenaicas y bética.

Durante la era terciaria ( 65-1.8 millones de años ) era muy activa, se produjo la orogénesis alpina. Como resultado de ella.
1. Se levantaron las cordilleras alpinas, al plegarse los materiales depositados en las fosas pirenaica y bética. Surgieron los Pirineos y las cordilleras Béticas. Se formaron las depresiones prealpinas, la depresión del Ebro y la depresión del Guadalquivir.

2. La Meseta se vio afectada por la orogénesis alpina. En primer lugar pasó a inclinarse hacia el Atlántico, determinando la orientación hacia este océano de buena parte de los ríos peninsulares. En segundo lugar se formaron los rebordes montañosos de la Meseta. En el borde sur de la Meseta, el empuje de las cordilleras Béticas levantó Sierra Morena, y en su borde oriental se plegaron los materiales plásticos depositados por el mar en la era secundaria originando la Cordillera Cantábrica y el Sistema Ibérico.
Por último el zócalo de la Meseta formado por materiales paleozoicos rígidos, experimentó fracturas y fallas. Estas últimas dieron lugar a la llamada estructura germánica que hoy conocemos.

3. Aparece la actividad volcánica.


Finalmente durante la era cuaternaria ( 1.8 millones de años hasta la actualidad) periodo erosivo, se produce el glaciarismo y la formación de terrazas fluviales.

1. El glaciarismo afectó a las cordilleras más altas, dando lugar a glaciares de circo y de valle y cuando se fundieron los hielos dieron lugar a pequeños lagos.

2. Los glaciares de valle, se forman cuando el espesor de hielo acumulado en el circo es grande. Entonces el hielo de las capas inferiores se desplaza fuera del circo y se desparrama valle abajo.

3. Las terrazas fluviales son fruto de periodos de congelación y descongelación.

La evolución geológica determina que en la Península puedes distinguirse tres áreas de acuerdo con la naturaleza del roquedo (área silícea, caliza y arcillosa ) modelándose en cada una distintos tipos de relieve .
Julián Domínguez Fraga